Bous al Carrer

Revista de toros

Noticias Salamanca

Ciudad Rodrigo, Carnaval del Toro

Ciudad Rodrigo se volvió a vestir de Carnaval y los disfraces volvieron a inundar y llenar las calles de Miróbriga. El viernes 21 de febrero se celebró el primero de los actos, que a pesar de no ser taurino, congrega y llena la Plaza Mayor convertida en coso taurino particular: El Campanazo. A partir de ahí, cinco días de fiesta ininterrumpida en la que los disfraces se juntan en una fusión con el toro, el principal protagonista de las fiestas.

Así pues, los actos taurinos dieron comienzo la noche del viernes al sábado con la capea nocturna, en la que se soltaron dos toros de la ganadería Adelaida Rodríguez. El sábado a las once de la mañana se dio suelta al Toro del Antruejo, de la ganadería El Canario. Este toro se escoge por votación entre tres toros en el sitio web carnavaldeltoro.es. Su recorrido es la zona de Los Pinos, por donde transcurren los desencierros. La particularidad de este año es que se ha subido hasta la Plaza Mayor. Un toro con nobleza, pero al que el gentío se lo comió. A la una del mediodía se desarrolló el primero de los encierros urbanos, con tres toros de Adelaida Rodríguez. Encierro complicado en el que los tres toros se quedaron rezagados. Hubo un par de sustos en la entrada a la plaza, que por suerte, quedaron en eso. Por la tarde, tras el primer festival, se soltaron los tres toros del encierro matinal, y que después corrieron el desencierro. Lamentar la cogida de un conocido cortador de la zona de Castilla y León, que sufrió un varetazo.

El domingo por la mañana está reservado para uno de los eventos más multitudinarios del Carnaval: el encierro a caballo. Seis ejemplares de El Valle Blanco, que pasta en Villalpando (Zamora), corrieron este particular encierro, siendo largo y tardando casi una hora en completar el recorrido urbano, donde varios ejemplares se quedaron rezagados ya en la avenida Conde de Foxá. En la capea, mucha afluencia de público, en la que hubo que lamentar una cogida sin consecuencias de un maletilla. En el desencierro, uno de los ejemplares se quedó en la plaza, sin completar el recorrido. Por la tarde, tras el festejo taurino, se desarrolló la capea vespertina, con su posterior desencierro.

Por la noche, el coso mirobrigense se llenó para ver el concurso de recortes. A diferencia de otros años, el certamen se desarrolló en la Plaza Mayor, y no en una portátil, lo que dificultó la labor de los recortadores, y limitando así el festejo. El vencedor fue Jonathan Estébanez El Peta, que lleva 2 de 2 esta presente temporada tras ganar también en Valdemorillo. En segundo lugar, Use. Cerrando el podio, en tercera posición, quedó Zorrillo, y cerró la final, en cuarto puesto, Cristian Moras.

Continuaban los actos taurinos el lunes con el encierro de seis toros de la ganadería Hnos. Sánchez Herrero y posterior capea. En el desencierro matinal, únicamente dos toros realizaron el recorrido. Uno de los ejemplares, castaño, se quedó rezagado ya desde los primeros metros y se auqerenció en la zona de Los Pinos, tardando bastante en completarlo. Por la tarde, tras la triunfal novillada con picadores, se realizó el tradicional Desfile de Carrozas para después realizar la capea vespertina con tres toros. Desencierro rápido, con los tres toros agrupados hasta los toriles.

El último día, martes 25 de febrero, comenzó con el tradicional Toro del Aguardiente con mucho frío en la plaza de Miróbriga. El ejemplar de José Cruz, que acabó siendo el toro más bravo del Carnaval, dejó detalles durante su lidia, que duró alrededor de una hora, siendo únicamente el recorrido la Plaza Mayor, la calle Madrid y El Registro. A las 11 horas se llevó a cabo el último de los encierros urbanos, con seis toros de la ganadería Los Bayones. Ejemplares muy en la línea del encaste Atanasio Fernández- Lisardo Sánchez, que pastan en la localidad de Calzada de Don Diego. Desde la avenida

Agustín de Foxá ya llegaron los animales rezagados, empleándose en las agujas, y completando el recorrido en unos veinte minutos, aproximadamente. A continuación, se realizó la capea, en la que destacó el tercero de los soltados. Un animal bravo y exigente, que llegaba hasta tablas después del recorte. En la muleta se vino abajo, aunque aún pudimos ver algún que otro natural. En el desencierro corrieron dos toros, quedándose ambos en la zona de Los Pinos. Lamentar una gravísima cogida sufrida por un mozo que se cayó de las agujas.

Por la tarde, la torería se trasladó al festival taurino, en la que estaban citados figuras del toreo como Morante de la Puebla, Julián López El Juli y Pedro Gutiérrez El Capea, que la tarde anterior deleitó al personal dando unos pases en la plaza a un toro de capea. Junto a ellos, el ganador del prestigioso bolsín taurino: Manuel Perera, que cortó dos orejas y un rabo ante un exigente y buen toro de Francisco Galache. Ciudad Rodrigo se paralizó esa tarde, también estuvieron viendo la capea en las gradas del Ayuntamiento Miguel Ángel Perera, José María Manzanares y Juan José Padilla. Salieron los últimos ejemplares de capea de los Carnavales, sin más pena que gloria. Volvieron a soltar de nuevo al ejemplar de José Cruz lidiado por la mañana, sin realizar nada destacable y siendo de nuevo encerrado a los pocos minutos.

Finalizan así uno de los Carnavales más singulares de la Península Ibérica, y que volvió a concentrar en la localidad de Ciudad Rodrigo, situada a 25 kilómetros de la frontera con Portugal, a miles de aficionados con ganas de disfrutar de sus encierros, sus capeas y sus desencierros. Miróbriga huele a toro durante los Carnavales, y es una cita ineludible para todo aquel aficionado que quiera sentir el miedo en su Plaza Mayor o corriendo por sus calles. Ya queda menos para el Carnaval del Toro de la temporada 2021.

CONCURSO DE RECORTADORES

En cuanto a los recortadores, no vimos la mejor exposición de muchos de ellos. Bien es cierto que no es una placa fácil y, encima, los toros no eran para descuidarse, apretados en cuanto a la morfología y orientados. Es una plaza más bien para quiebros y apenas se pudo lidiar con ellos. Para recortar fueron más nobles. Peta, que estuvo sensacional, se llevó el gato al agua. Escribiendo sobre la organización, cabe resaltar que apenas hubo trato con la prensa, ya que escasearon las credenciales para estar en primera fila. Confiamos en que para el próximo año se trate este tema y podamos hacer un trabajo más extenso sobre el certamen.